miércoles, 29 de julio de 2020

Tempesquistle o Tempexquixtle. (Sideroxylon palmeri)

GASTRONÓMIA MEXICANA.




EL TEMPESQUISTLE.

Tempesquistle o Tempexquixtle.



Tempesquistle o Tempexquixtle. (Sideroxylon palmeri) Es un árbol frutal de la familia de las sapotáceas, del náhuatl proviene tempesquistle o tempexquixtle, con numerosas variantes ortográficas; chajpoquí o cajpoquí; crece en las selvas bajas caducefalias tropicales, en varias regiones de México y Centroamérica.

 

Desde la época precolombina, nuestros primeros pobladores que se asentaron en la Mixteca y en el antiguo valle de Tehuacan Puebla, se encontraron evidencias arqueobotanicas del Tempesquistle (Sideroxylon Palmeri) Las tribus nómadas desde 6,500 años, a.C. Lo recolectaban para consumo humano.

 

El  Tempesquistle o Tempexquixtle, da un fruto del mismo nombre muy parecido a las aceitunas un poco más verde, estas frutas cuando ya están a la mitad de su madurez total se pueden  hacer en guisos diferentes y de diferente maneras, cuando se cortan sueltan un liquido lechoso y pegajoso, por tal motivo para guisarlos el primer proceso es hervirlos, con forme van hirviendo van soltando una especie de goma, se tiene que ir retirando del recipiente con una cuchara toda la goma que estos vayan soltando, una vez que  ya estén hervidos, se parten a la mitad y se les retira el hueso del centro de la fruta, algunas personas prefieren partirlos antes de hervirlos. Entonces sí ya se pueden freír con salsa con carne o con huevo.

 

El tempesquitle aporta un alto valor nutricional, ya que aporta 185.7 kcal/100 g de energía, además de un alto contenido en fibra.

En semana santa, en la Mixteca es tradicional preparar el adobo de tempesquistle con pepita de calabaza, chiles secos y epazote, hay personas que los prefieren hervir  con los frijoles revueltos, por ultimo chiles picados y hojas de aguacate.

También se puede preparar en conserva con sal y vinagre como las aceitunas.

Con el líquido lechoso de la fruta se puede preparar una especie de chicle natural, sirve para darle dureza a los dientes o a la dentadura de las personas según la medicina tradicional.

Algunas tribus nahuas de Veracruz, y de algunas partes de México preparan atole del tempesquistle.

Como dijimos se puede preparar en diferentes guisos a la mitad de su madurez o antes de que este totalmente maduro, por que el tempequistle en el árbol sigue madurando hasta perder su color verde, tomando un color completamente negro muy parecido al capulín, estando de ese color se puede comer ya sin ningún proceso  adicional directamente del árbol, entonces es completamente dulce, desprende un néctar dulce como la miel, entonces les cambian el nombre les llaman “tilapos” se puede considerar como una fruta silvestre más de nuestro querido México.

El tempesquistle debe ser muy codiciado por que aunque se da en muchas partes de México no se da en forma masiva o en abundancia, la flor tarda un año para volverse fruto, y mucha flor se desprende sin llegar a convertirse en tan preciado fruto.  Por otra parte es el tiempo, tarda mucho; aproximadamente 50 años para que la planta comience a dar frutos, crece, muy pero muy lentamente, los árboles o plantas que se cortan o se secan es muy difícil volver a remplazarlos incluso por la naturaleza, volver a repetir el mismo trabajo, por esa razón el tempesquistle se encuentra casi extinto.

La recomendación es sembrar más y cuidar los que ya tenemos para futuras generaciones.

 

Distribución

En México, es posible encontrar tempesquistle en el centro del país (Puebla, Guerrero, Veracruz , San Luís Potosí, Querétaro), en el golfo, Tamaulipas y Tabasco), en el sur (Oaxaca, Guerrero, Chiapas) y en la costa del Pacífico (Sinaloa, Durango)

Nombres comunes

En español a veces se le conoce como abalo o bebelama; de la lengua zoque proviene el nombre, cosahuico o cozahuico, totozapotl, huizilacate y capire o capiri.

Jesús Hoyos Hernández

Publicaciones relacionadas.
ECOLOGIA Platillos prehispánicos considerados un manjar ECOLOGIA
Compartir en Telegram Comment on gist
También puedes leer:

Artículos de tu interés
Ecología La Mixteca, Ecología

1 comentario:

Gracias por sus comentarios