MENU




Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra la política de cookies, aquí Si continuas navegando estás aceptándola
Política de cookies +

abatarES




Sígueme en Face popular siguenos en facebook siguenos en Twitter siguenos en Google+ Canal de youtube sígueme en Tumblr síguenos en Linkedin siguenos en pinterest sígueme en Hi5! sígueme por Correo Sígueme en Instagram Feed 0 0 Radio Conacyt La Habana Cuba Radio 0 0 Telesur 0 Hispantv  Imagen Television

MENU Select

Esta página no tiene nada que ver con el frente de derecha llamado “Frente ciudadano por México” suena parecido pero no somos iguales, ni estamos de lado de los traidores a México. Ver el perfil de Jesùs Hoyos Hernandez en LinkedIn Share on Tumblr Hispanos Amnistía Amnistía International Especiales

Menú

Visitante No. http contador de visitas com
Google
Correo Gmail Correo Yahoo Correo Outlook

miércoles, 15 de abril de 2015

Por que somos pobres en un país de ricos

Por que somos pobres en un país de ricos

Por que somos tan pobres, una pregunta tan recurrente que a menudo nos preguntamos, en America Latina como México, en países con tantos recursos, y el nivel de pobreza, es alarmante.

En  los países con mas recursos naturales son tan pobres, America Latina la pobreza se sitúa en situaciones deplorables, pero sucede un fenómeno interesante hombres, extremadamente ricos, comienzan aparecer en las revistas de Forbes, entre los hombres mas ricos del mundo, una clase social en medio de tanta pobreza, familias acaudaladas que realmente resulta un insulto a la pobreza, es aquí donde surge una pregunta, y una gran interrogante de cómo se distribuye la riqueza particularmente en nuestro México.

Los culpables de la imposición de  teorías neoliberal y la implantación de estas políticas saqueadoras, conjuntamente con los políticos corruptos Méxicanos y seguir las directrices de  Washington D. C.  El Fondo Monetario Internacional, FMI, las trasnacionales, los partidos de derecha Méxicanos, los medio de comunicación como TELEVISA. algunos Pseudoperiodistas, pseudo intelectuales como escritores de teorías económicas, analistas de alcantarilla.


Por eso el director del banco mundial, y Washington, elogian las reformas implantadas en México, como la reforma energética por parte del presidente Enrique Peña Nieto, que nos son mas que políticas entreguistas. Las teorías neoliberales han ocacionado mas pobreza, a una pobreza extrema, ademas de saqueadoras contaminan el medio ambiente.


Y existe un grabe problema, que enlaza entre la corrupción, las leyes laborales y los gobiernos locales y federales, lógicamente y paradójicamente con las élites de poder, el sistema político Méxicano, y las corrupción en sus instituciones, colapsa el sentido común, y la actuación de lo inmoral con la opulencia de  algunos cuantos, las propias instituciones y estas se vuelven cómplices en la, complacencia de violar y generar leyes al antojo.


A los diputados los maicean, ahora no es necesario de esto
Los gobernadores diputados senadores y ni se diga funcionarios de alto nivel les pasan la charola a los empresarios, donde estos se quejan de la corrupción pero cooperan por que les conviene a dispensas del pueblo y la clase trabajadora.
Algunos son culpables de la ingerencia y de orquestar los fraudes electorales.

Gran parte de este problema se sitúa en las leyes laborales, que permiten la libre explotación, en una coyuntura de responsabilidad institucional, para poder explicarlo mejor un ejemplo claro son los miles de trabajadores contratistas que laboran en las dependencias publicas, como personal de limpieza, seguridad privada y personal técnico,  la mayoría ni seguridad social tienen, y aquí es donde existe la complicidad una en que contratan estos contratistas, no se les exige lo mínimo, otra es que parece que no existe la autoridad, y las leyes laborales fijadas para ese fin.

 

Muchas trabajadoras y trabajadores en el poder judicial, que realizan labores de limpieza en las áreas comunes no tienen seguridad social, es una completa aberración, lo que sucede, y lo que permiten las autoridades, para eso aplican leyes a modo, que se rigen por la libre y si existen las mínimas no existe quien las defienda, las junta de conciliación y arbitraje plagada de corrupción en sus interior, trabaja para el patrón.


La Secretaria del trabajo esta mas preocupada por ocho trabajadores de PEMEX, que por mas de 80000, (Ochenta mil jornaleros de San Quintin, en baja California) mas de 20000, niños y niñas sin oportunidades de ir a la escuela, sin ninguna oportunidad ningun futuro (“En el Valle de San Quintín, cerca de 80 mil trabajadores levantan las cosechas de fresa, arándano, frambuesa y mora; un 70 por ciento de esa producción se exporta al mercado de Estados Unidos. También cultivan y pizcan tomate, pepino, chícharos, calabacitas, col de Bruselas, chile, zanahoria, brócoli, y cebollines”.)
El salario minimo es una burla a la dignidad y a los derechos de todos los trabajadores, donde ni siquiera se pueden cubrir las necesidades más básicas o elementales de los trabajadores, es una verdadera aberración si le agregamos el impuesto al trabajo, es una locura y una desonestidad en un país de pobres, cuando los funcionarios de alto nivel ganen lo mismo, entonces comenzara a existir justicia social.


Por eso nosotros decimos con toda la extensión de la palabra este sistema político Méxicano es una porquería, mas son los que nos gobiernan. 

Necesitamos un gobierno que luche encontra de la pobreza no encontra de los pobres, acaso es mucho pedir.
Pobreza el poder y la conciencia, en una sociedad frívola e indiferente.
La pobreza no la hizo dios, la hacemos tu y yo al no compartir con los mas pobres, tampoco la pobreza es casualidad tiene nombre y apellido, empresarios, gobiernos de derecha y corruptos, los medios de comunicación y una estructura económica, complaciente e institucional. 

Aquí reproducimos el documento integro de la jornada por Bertha Rodríguez-Santos. Con fecha del 4 de abril del 2015



Jornaleros de San Quintin
Un grito desesperado que rebasó las fronteras
Bertha Rodríguez-Santos
Bajo el grito de “ya no estamos dispuestos a aceptar más atropellos”, miles de trabajadores que con sus manos contribuyen a la prosperidad del Valle de San Quintín, Baja California, hicieron historia el pasado 17 de marzo con una movilización de trascendencia internacional en su demanda de ser tratados como seres humanos.
Con sus exigencias de aumento salarial, mejores condiciones de vida y un alto al acoso sexual contra las mujeres, la lucha de los jornaleros se convirtió en un grito desesperado que rebasó las fronteras. En el Valle de San Quintín, municipio de Ensenada, hay unos 80 mil trabajadores agrícolas, de los que unos 40 mil son triquis, mixtecos y zapotecos de Oaxaca. También hay indígenas de estados como Guerrero, Veracruz y Chiapas.
Las principales peticiones de los jornaleros a los productores agrupados en el Consejo Agrícola de Baja California son muy claras. 1) Un incremento del jornal de ocho horas de trabajo, de entre 115 y 130 pesos a 200 pesos. Cabe señalar que el pago por el trabajo en los surcos varía si se trata de una temporada baja o periodos pico de cosecha. 2) Vivienda digna que incluya servicios de agua potable, drenaje, electricidad y pavimentación de las calles. 3) Penalización y vigilancia en contra del acoso sexual hacia las trabajadoras, eliminación del trabajo a menores de edad y un alto al desprecio hacia los indígenas.
Fuente: SEDESOL
En la mesa de negociaciones que siguió al levantamiento, los patrones sólo aceptaron un incremento del 15 por ciento al pago por jornada de ocho horas al día, aún cuando los jornaleros bajaron de 300 a 200 pesos su demanda de aumento. Los trabajadores argumentan que aun así, 15 por ciento de incremento salarial no es suficiente para cubrir sus necesidades básicas de subsistencia.

Según Fidel Sánchez Gabriel, uno de los líderes de la Alianza de Organizaciones Nacional, Estatal y Municipal por la Justicia Social, el precio de la canasta básica en la región es de mil 700 pesos, cuando  los ingresos promedio de los trabajadores es de 700 pesos. Es decir, la mayoría de los campesinos viven en niveles por debajo de la pobreza.
Justina Luna Santos, originaria de Santa María Tindú y residente de la Colonia Triqui Vicente Guerrero, en el área de San Quintín, narró que ha trabajado en los campos de cultivo por 23 años —desde que tenía ocho, confiesa— por eso se ha unido a la lucha “por un salario justo”.

Una experiencia similar comparte Marisol Zurita quien a pesar de haber nacido en San Quintín se considera mixteca porque sus padres lo son. Narra que como otras mujeres que trabajan en el campo, se levanta a las tres de la mañana y labora entre los surcos hasta las seis de la tarde. Ha trabajado en la cosecha de fresas, mora, pepino y tomate. A veces los patrones las hacen trabajar hasta entrada la noche. “A veces ya no se ve y nos exigen sacar cajas hasta donde aguantemos”. Dice que los 120 pesos que entrarían en la reciente oferta de los patrones es insuficiente porque “todo está muy caro” y no le alcanza para cubrir sus pagos de renta, electricidad, agua y otros gastos que enfrenta para mantener a sus dos niños, máxime que es madre soltera.
“¿Cuánto tiempo van a resistir con dolor en sus espaldas? ¿Cuánto tiempo van a resistir con dolor en sus rodillas? ¿Cuánto tiempo van a resistir con dolor en las muñecas de sus manos?” se pregunta Fidel Sánchez, al referirse a las largas jornadas que los trabajadores pasan con su espalda doblada sobre los surcos.
Según algunos reportes, en el Valle de San Quintín operan unos 26 agronegocios propiedad de empresas nacionales y extranjeras. Un estudio de la Red de Jornaleros Internos, indica que tanto en el Valle como en otras regiones de México donde se
desarrolla la agricultura no existen mecanismos efectivos de vigilancia, control y protección por parte del gobierno para garantizar que se protejan los derechos laborales y humanos de los trabajadores.

 
En el Valle de San Quintín, cerca de 80 mil trabajadores levantan las cosechas de fresa, arándano, frambuesa y mora; un 70 por ciento de esa producción se exporta al mercado de Estados Unidos. También cultivan y pizcan tomate, pepino, chícharos, calabacitas, col de Bruselas, chile, zanahoria, brócoli, y cebollines.
Según el reporte de la Red de Jornaleros Internos, en todo México hay más de dos millones de trabajadores en los campos. Un 60 por ciento de ellos son migrantes indígenas provenientes de los 10 estados más pobres del país como Guerrero, Oaxaca, Chiapas y Veracruz. Aparte de las dos Bajas norte y sur, otros estados donde se sobrexplota la mano de obra en la agricultura son Sinaloa, Sonora, Chihuahua, Guanajuato, Zacatecas, Jalisco, Nayarit, Colima, San Luis Potosí, Querétaro, Veracruz, Morelos, Hidalgo, Michoacán, Estado de México y Chiapas.

Esto es lo que no veras en la T.V. Méxicana
Los productores del Valle de San Quintín niegan que en sus campos trabajen menores de edad. Sin embargo, el líder de la Alianza, Fidel Sánchez asegura que en muchos ranchos trabajan niños de entre 12 y 13 años. Incluso, el dirigente sostiene que cuando la Secretaría del Trabajo y Previsión Social (STyPS) realiza inspecciones las empresas los esconden.
Los trabajadores agrícolas emprendieron una lucha en condiciones sumamente hostiles ya que a su parecer, los sindicatos oficialistas como la Confederación Revolucionaria de Obreros y Campesinos (CROC), la Confederación Regional Obrera Mexicana (CROM) así como la Confederación de Trabajadores de México (CTM), lejos de defender sus derechos, se han aliado a las agroindustrias y no han escuchado el clamor de los jornaleros frente a las desesperantes condiciones de ellos mismos y sus familias.
El gobierno estatal encabezado por el gobernador Francisco Vega de la Madrid tampoco pudo sacar adelante las negociaciones, por lo que los trabajadores buscan la intervención de otras instancias del gobierno mexicano como el secretario de Gobernación Miguel Ángel Osorio Chong y el propio presidente Enrique Peña Nieto.
La situación en San Quintín podría pronto pasar a segundo plano en la atención de la opinión pública, una vez que los patrones han anunciado que muchos trabajadores han regresado a los surcos. Sin embargo, la dirigencia de los trabajadores ha manifestado su disposición de mantener su movimiento a largo plazo: “si hemos aguantado el hambre por tantos años, estamos listos para seguir resistiendo”, afirman.
Ganaremos

Oaxacalifornia Responde
La lucha de los jornaleros agrícolas se desarrolla en el contexto de las migraciones de los pueblos indígenas hacia el norte de México, que aumentaron en los años 80 y 90. Igualmente, se enmarca dentro del proceso de globalización económica en el que miles de personas son desplazadas de sus comunidades de origen en busca de la sobrevivencia.
Los valores sociales de solidaridad y sentido comunitario de los indígenas se topan
Desde antes que estallara el movimiento, el Frente Indígena de Organizaciones Binacionales (FIOB), una organización binacional con miembros en Oaxaca, Baja California y California, ha tenido un constante  contacto con los trabajadores, ya que alrededor de 500 de sus miembros trabajan en el área.  Desde hace varios años el FIOB ha desarrollado proyectos de formación de liderazgo y recuperación de la identidad indígena, con talleres de descolonización así como análisis y reflexión sobre la realidad que enfrentan los pueblos indígenas.
El gobierno rescata a los banco con dinero publico pero nunca a los pobres
Cuando la caravana de 600 jornaleros que salieron de Ensenada con rumbo a Mexicali pasaron por la línea fronteriza San Ysidro-Tijuana, un grupo de miembros del FIOB y otras organizaciones como Unión del Barrio acudieron a manifestar su solidaridad con los trabajadores. El FIOB también ha emprendido un esfuerzo de recaudación de fondos y víveres que llevarán a San Quintín a finales de abril. Igualmente, ha apoyado a la causa con difusión y movilizaciones de apoyo.
El 4 de abril, ante una convocatoria del FIOB, en coordinación con el Proyecto Organizativo de la Comunidad Indígena/Mixteco (MICOP), alrededor de cien manifestantes acudieron a dos bodegas de la empresa Driscoll’s en Oxnard. Esta empresa es una de las principales importadoras de fresa de San Quintín. Los indígenas manifestaron su total respaldo a las demandas de los jornaleros.
Los miembros del FIOB sostienen que continuarán su apoyo a los trabajadores de San Quintín hasta que los productores y el gobierno mexicano atiendan las necesidades de los trabajadores. Mientras tanto, el FIOB busca la intervención de una comisión de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) para que emita recomendaciones y se puedan encontrar soluciones a corto y largo plazo.
De igual manera, continuarán las movilizaciones de apoyo a los jornaleros. El FIOB planea realizar una manifestación de concientización sobre las condiciones de los trabajadores, durante el Festival de la Fresa que se realiza en Oxnard, California, el 15 y 16 de mayo, en el cual se vende más de un billón de fresas y que es muy concurrido por el público anglosajón.
Esto, ante el llamado de los trabajadores. En voz de su líder Fidel Sánchez: “construimos un pequeño barco con nuestra lucha a la que ya se han sumado miles. Sólo estamos pidiendo nuestros derechos. Necesitamos justicia, necesitamos ser tratados como seres humanos”
Bertha Rodríguez, periodista independiente y coordinadora de medios del Frente Indígena de Organizaciones  Binacionales (FIOB).










atras y adeleante


twtter


Inicio


Braves del día

Facebook Twitter Google Digg Reddit LinkedIn Pinterest StumbleUpon Email

widget atomic

Widget is loading comments...

Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Lo más reciente

Comunicado tras la persecución del rector Alejandro Vera Jiménez

Comunicado tras la persecución del rector de Morelos, Alejandro Vera Jiménez El juez de Control Adolfo González López, decid...