Abatar

Google
Buscador Ruso Yandex Correo Gmail Correo Yahoo Correo Outlook


siguenos en facebook siguenos en Twitter Canal de youtube sígueme en Tumblr Linkedin siguenos en pinterest sígueme por Correo Contacto Sígueme en Instagram Feed 0 0 0 Telesur RT En español Hispantv

menú

Linea tricolor







Frente Comun Ciudadano

Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra la política de cookies, aquí Si continuas navegando estás aceptándola
Política de cookies +

Botones Select

Ver el perfil de Jesùs Hoyos Hernandez en LinkedIn Resistencia En la Música Especiales Conociendo a México Hispanos

domingo, 15 de diciembre de 2019

El Cazahauete y el venado leyenda Azteca, el amor de Mazatlámac y Noachcaxóchitl

El Cazahuate y el Venado una leyenda Azteca. Mazatlámac (Venado de la Orilla del Río), y el de la bella joven era Noachcaxóchitl (Flor de Amor). Mitos y leyendas de los aztecas



(Leyenda azteca)

EL CAZAHUATE, y el VENADO
Los Cazahuates y el Venado





 Una joven preciosa que estaba sentada en la ribera de un río tenía los pies sumergidos en el agua y cantaba dulcemente. Desde la espesura del bosque contiguo alguien la escuchaba con suma atención, y pronto empezó a acercarse a ella con mucho cuidado de no ser visto.
Al llegar, se sentó a su lado, mas la muchacha continuó cantando. Cuando terminó la melodía, ambos empezaron a hablar tímidamente. El nombre del recién llegado era Mazatlámac (Venado de la Orilla del Río), y el de la bella joven era Noachcaxóchitl (Flor de Amor).
Estuvieron platicando de sus vidas y finalmente el muchacho decidió decirle a Noachcaxóchitl la atracción que sentía por ella.
Muchos días he esperado este encuentro-- dijo el joven --. Créeme si te digo que durante mis paseos por el bosque nuestro señor Ehécatl (Dios del Viento), me había susurrado tu nombre al oído.
Permanecieron charlando hasta que los bailarines que flotan en los ojos del sol Tonatiuh terminaron sus danzas y cerraron los párpados del astro. Muy cerca de Tonatiuh, despertaba Tláloc, que pronto dejó sonar su ronca voz. Sus flechas, dulces gotas de lluvia, empezaron a caer sobre los rostros de los dos jóvenes, quienes rompieron a reir, pero la suave llovizna no tardó en convertirse en un fuerte aguacero y tuvieron que correr en busca de refugio. 
Después de corretear por el bosque, llegaron a una cueva repleta de murciélagos. Éstos, desde la oscuridad, hablaron entre sí en voz baja un buen rato y luego se adentraron en las profundidades de la gruta para ir a comunicarle a su amo, Ichcatliltic (Bola Negra de Algodón), el arribo de aquéllos dos extraños seres humanos. 
Ichcatliltic se puso muy contento y se apresuró a vestirse con su túnica de plumas de chachalacas y zopilotes. Después, reunió a su grupo de enanos y mutilados y juntos comenzaron a subir por los escalones socavados en las rocas. Pasaron por muchísimas galerías y cruzaron estancias, iluminadas por los ojos brillantes de los búhos, hasta que llegaron al refugio de los jóvenes. Cuando Noachcaxóchitl y Mazatlámac vieron a Ichtliltic corrieron despavoridos hacia el bosque para esconderse. Pero el mago no les dio tiempo y convirtió a Mazatlámac en un venado de piel leonada y enorme cornamenta, aunque finalmente éste pudo escapar y evitar las flechas que Ichtliltic le lanzaba. 
Noachcaxóchitl no pudo escapar, ya que el brujo la paralizó y ordenó a sus enanos que la arrastrasen al interior de la caverna, y que allí la retuviesen hasta la llegada de la mañana. Los planes que tenía Ichcatliltic eran casarse con ella y obligarla a vivir con él para el resto de sus días. 
La bella joven fue encerrada en una de aquellas estancias oscuras que tenía la morada del brujo, pero antes de finalizar la noche, el hechizo de petrificación concluyó y Noachcaxóchitl pudo escapar por una grieta que había en el techo. Más no iban a acabar tan bien las cosas: Ichcatliltic, que nunca duerme, se dio cuenta de la fuga y puso todas sus energías en la persecución de Noachcaxóchitl, hasta que la encontró en el bosque. 
La furia del brujo cuando vio a la joven resultaba terrorífica. Sus ojos centelleaban de rabia y movía las plumas de su capa como si fueran puñales, mientras profería conjuros y hechizos terribles. Poco a poco, los brazos de la joven fueron transformándose en ramas cargadas de tantas flores blancas que terminaron por tocar el suelo. Pero en ese preciso instante, Tláloc, que dejaba el reino de los muertos, observó el maleficio y ordenó a los tlaloques que tocaran sus flautas, a la vez que él tocaba su caracola y dirigía una melodía ensordecedora y llena de ira. 
Mazatlámac, que estaba escondido esperando el momento adecuado para liberar a su amada, comprendió que era imposible luchar contra Ichcatliltic y se acercó al árbol. Luego, unió su cornamenta al ramaje y dejó que las flores lo cubrieran por completo.
Todavía rabioso, el brujo tomó una de sus flechas y disparó contra el amor que unía a ambos jóvenes; tan bueno fue el disparo que alcanzó el corazón del venado, que cayó a los pies del florido árbol muriendo instantáneamente.

Es por eso que en otoño, cuando los cazahuates florecen, acuden a ellos los venados en busca del dulzor de sus capullos, y muchas veces sólo para encontrar la muerte.

Tomado del libro “Mitos y leyendas de los aztecas”, selección de Francisco Fernández.
Jesús Hoyos Hernández

Publicaciones relacionadas.

PREHISPANICA PREHISPANICA ECOLOGIA Prehispánica






Compartir en Telegram Comment on gist


También puedes leer:

Artículos de tu interés
Relatos Prehispánica Escritos, Leyendas

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Gracias por sus comentarios

atras y adeleante

Tódo para el blog

Braves del día

Facebook Twitter Digg Reddit LinkedIn Pinterest StumbleUpon Email

twtter


Inicio


Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Lo más reciente

Discurso del presidente Bladimir Putin por el día de la victoria

Les presentamos el discurso del presidente de Rusia, Vladímir Putin, en conmemoración al 77 aniversario del Día de la Victoria de la Unión S...

Recientes

widget atomic

Widget is loading comments...