Abatar

Google
Buscador Ruso Yandex Correo Gmail Correo Yahoo Correo Outlook


siguenos en facebook siguenos en Twitter Canal de youtube sígueme en Tumblr Linkedin siguenos en pinterest sígueme por Correo Contacto Sígueme en Instagram Feed 0 0 0 Telesur RT En español Hispantv

menú

Linea tricolor







Frente Comun Ciudadano

Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra la política de cookies, aquí Si continuas navegando estás aceptándola
Política de cookies +

Botones Select

Ver el perfil de Jesùs Hoyos Hernandez en LinkedIn Resistencia En la Música Especiales Conociendo a México Hispanos

jueves, 3 de octubre de 2019

Movimiento Estudiantil de 1968. Miércoles 2 de Octubre de 1968 en Tlatelolco



Movimiento Estudiantil de 1968

Miércoles 2 de Octubre de 1968 en Tlatelolco




EL MOVIMIENTO DEL 68 EN MÉXICO

 Ambiente en México. La revolución mexicana había consolidado logros como una buena cantidad de reparto agrario y la amplia cobertura del seguro social y la educación pública. Mientras tanto, el gobierno mantenía una imagen justificada de solidario con revolucionarios de otros países, tolerante pero apartado del clero, y de origen --al menos en su ejército y burocracia-- popular. El aparato oficial de dominación era apabullante: las organizaciones sindicales y campesinas, los medios de comunicación, las elecciones y en parte también, los sectores académicos e intelectuales, estaban controlados casi en su totalidad por el gobierno. El partido oficial tenía la capacidad de ganar cada elección en todo el país, casi todas legítimamente y en forma fraudulenta las restantes. De igual manera, a los líderes disidentes se les atraía al sistema o se les coaccionaba, pero en caso necesario se usaba la fuerza hasta donde fuera necesario. El poder legislativo y el judicial recibían instrucciones del presidente sin atreverse a discrepar en lo mínimo. La oposición era en todos los casos muy débil, había partidos simulados y el Partido Comunista era clandestino. Un control férreo, pero con un discurso de democracia y modernidad.

Toda esa ambigüedad y simulación dificultaban que la inconformidad existente se precisara con claridad. La crítica era mantenida a raya, y quien se atrevía a evadir el control y decir una opinión que no halagara al gobierno, era tratado simplemente como enemigo de este. Para el ciudadano común, no era fácil distinguir si cada situación injusta era determinada estructuralmente, o estaba en espera de su turno para solucionarse, como afirmaba (y afirma) el discurso gubernamental. La ubicuidad agobiante de los instrumentos del poder en cada aspecto de la vida lograba el objetivo de mantener el control de la población, pero no evitaba la presencia de una semilla de sentimiento antiautoritario latente en las mentes de la gente. Para que esa dura semilla germinara, ayudó la personalidad excepcionalmente repulsiva del presidente Días Ordaz, que aumentaba la percepción de lejanía del gobierno que sentía el pueblo.
 
Los estudiantes resultaron ser el segmento de la población en que reventó la presión provocada por la estructura de control del gobierno. El contacto que tienen con las grandes obras del pensamiento, su carencia de dependientes económicos y la brevedad de la trayectoria que apenas han dado a su vida, son algunas de las circunstancias que hacen más rebeldes a los jóvenes dedicados al estudio.


El movimiento
Hay crónicas y cronologías suficientes de los sucesos que se conmemoran. Estos son los hechos resumidos: juego de futbol entre dos escuelas preparatorias que termina en pleito, intervención violenta del cuerpo de granaderos, protesta de estudiantes solidarios, que exacerba el ánimo de la marcha conmemorativa del asalto al cuartel Moncada en Cuba. Escalada de represión y protestas, que escapa al control de las autoridades, que además estaban divididas por la ambición de la sucesión presidencial. El liderazgo estudiantil se formaliza en el Consejo Nacional de Huelga (CNH). Cierre de las universidades, tomas y liberaciones de estas por el ejército, el rector de la UNAM encabeza una de las mayores manifestaciones. Desdén por "la mano tendida" del presidente y envío de negociadores del gobierno hasta el mismo 2 de octubre. Se aproxima la inauguración de la olimpiada, que atraerá la atención y los medios de comunicación mundiales, y en el gobierno crece la desesperación. Alguien planea la aprehensión de los líderes en una manifestación que precedería a una marcha. Francotiradores, batallón Olimpia y el ejército actúan simultáneamente, en una acción tan torpe que termina con el ejército disparando a estudiantes inermes. Después, la represión, simple y llana. El lema de la olimpiada: "Todo es posible en la paz".
Los propósitos del movimiento no se entenderían con solo revisar el pliego petitorio del CNH –supresión del cuerpo de granaderos, destituir a los jefes policiacos, derogar el delito de sedición, salida del ejército de las universidades, libertad a presos políticos--. Se perseguían anhelos que no se expresan explícitamente, pero se perciben en la espontaneidad del apoyo al movimiento, en el éxito de marchas multitudinarias, tomas del zócalo, en las guardias, asambleas, pintas y mítines. Ese propósito tiene que ver con la sensación primitiva de desafío al prepotente, la percepción de alterar el destino, y el triunfo interno de cumplir con el dictado de la conciencia. Sin duda pudieron haber líderes con propósitos mezquinos, pero no alteraron la esencia libertaria del "68" mexicano.

CONSECUENCIAS

El lento viraje de la historia

 El presidente asumió la responsabilidad de las acciones gubernamentales en 1968. No hacía falta hacerlo, en un régimen de las características del que presidió. En cuanta oportunidad tuvo, expresó su orgullo por haber salvado al país de siniestros conspiradores internacionales y nacionales, ajenos a la historia y anhelos nacionales. A quien tuvo la posibilidad de culpar lo hizo su sucesor, pues tal poder tenía. No cambiaría el país en los dos años restantes de ese sexenio.

El secretario de Gobernación de Días Ordaz, Luis Echeverría, fue el siguiente presidente. Pronto tuvo la oportunidad de mostrar su vocación represiva. Aunque nadie esperaría que tolerara las guerrillas y la subversión que nacieron entonces, en gran parte nutridas por el "68" y la represión consecuente, su gobierno fue más notorio en el trabajo para remediar los conflictos que en su prevención. Se ampliaron, sin embargo, los espacios educativos superiores y se hizo una difusa "apertura democrática". Tan lamentable era la situación de la política nacional que el siguiente presidente se eligió sin ningún contrincante registrado.

A partir de los 70’s tuvimos reformas políticas para incluir a partidos marginados, lento crecimiento de la oposición, que llega a tener triunfos que cuando eran importantes no se reconocían. Un candidato presidencial contrario al oficial fue despojado del triunfo, y el presidente usurpador se ve obligado a ofrecer un cambio democrático, lo cual cumple forzadamente y en lo mínimo posible. A tirones se le obliga a profundizar las reformas, llegan los primeros gobernadores de oposición, y aunque el siguiente candidato presidencial oficial gana con amplio margen y en forma más aceptable que los anteriores, llega de nuevo ofreciendo otra reforma electoral y política. A partir de ella empieza a ser frecuente el triunfo de partidos opositores. Nadie en México está satisfecho con el país como es ahora, pero es muy distinto al de 1968. 

LOS HECHOS

La noche del miércoles 2 de octubre de 1968 marcó un hito en la historia moderna de México. Fue cuando ocurrió la matanza de estudiantes y civiles, que se habían reunido en Tlatelolco, por parte de militares y policías que actuaron por órdenes de las más altas esferas del gobierno mexicano.
El 2 de octubre de 1968, miles de estudiantes se reunieron para realizar un mitin en la Plaza de las Tres Culturas, ubicada en la unidad habitacional de Tlatelolco. El objetivo de la reunión era dar a conocer un pliego petitorio de 6 puntos al gobierno de Gustavo Díaz Ordaz.
A las 6:10 de la tarde, un helicóptero lanzó una bengala sobre la plaza. Entonces, comenzaron a surgir disparos desde lo alto de los edificios. Ante ello, los miembros del Ejército que resguardaban la concentración —una práctica usual en la época— optaron por repeler la agresión y dispararon contra la multitud.

Los que dispararon fueron miembros del Batallón Olimpia, un grupo de agentes del gobierno federal. Tras la confusión inicial por los disparos, miembros de ese grupo paramilitar y del Ejército se coordinaron para detener ilegalmente a decenas de estudiantes.
 


“Hoy fue un día soleado”

Un texto de Giovanni Arciniega.

Anunciaba Jacobo Zabludovsky en el noticiario del 2 de octubre de 1968, horas después de la matanza de estudiantes en manos del Ejército mexicano en la Plaza de las Tres Culturas, en Tlatelolco.

El conductor consideró aquella noche, que la mayor noticia del 2 de octubre de 1968, era el clima de la capital; haganme el cabrón favor,  unicamente, señaló que hubo un “zafarrancho” en Tlatelolco y que parecía que había “lesionados”, eso fue lo que dijo el muy hijo de...., cuando en realidad fue una masacre que terminó con la vida de muchos estudiantes que protestaban en la coyuntura de los Juegos Olímpicos.

Jacobo Zabludovsky soldado del PRI, ni era maestro, ni padre del periodismo (1), solamente inyectaba veneno en la mente de los ciudadanos fácilmente manipulables.

Hoy en dia las televisoras, siguen en esa línea, pero su intento para disfrazar la verdad ya no es tan descarado,  hoy en día nosotros podemos buscar la verdad, y ya no es tan fácil manipular pensamientos, ni consciencias.

El grupo Molotov en su primer disco a finales de los 90’s dedico una canción a este personaje, que se tituló “Que no te haga bobo Jacobo”, hablando de toda la manipulación de la información por parte de este vocero del estado, disfrazado de periodista.

Este personaje tan nefasto fallecio el 2 de Julio de 2015, curiosamente fue un 'dia soleado' para la libertad de expresión en Mexico, ya que los grupo fácticos perdieron a su principal hombre que des dio voz la mitad del siglo pasado.

Al que grupos serviles y ciudadanos sin memoria o por moda, intentan engrandecer llamándolo “maestro del periodismo”.

Esta es la canción para que las nuevas generaciones y las que están por venir no se queden sin escucharla:

Es importante conocer los hechos, por que hoy en día a las marchas que se realizan en conmemoración a esa fecha asisten estudiantes que no conocieron la verdad, el significado del 68 se ha distorsionado o más bien lo han distorsionado e aquí un buen resumen para no olvidar:

      'La Matanza de Tlatelolco'

“Si no formas parte de la solución, formas parte del problema.”

Uno de los tantos lemas del 68.

La matanza de Tlatelolco, a 50 años de la tragedia, han surgido muchas teorías e hipótesis sobre los hechos, sin embargo la verdadera historia se ha ido distorsionado, no están todos los que son ni son todos los que están en la versión pública, con el objetivo de esclarecer los hechos surge este texto.

Para poder comprender a fondo la masacre del 2 de octubre, debemos entender el contexto mundial, la situación social que se vivía y los pensamientos de la época. Los años 60’s fueron una época de cambios bruscos, la música cambió, Malcolm X había despertado una sed por el cambio social y era Martin Luther King quien encabezaba la campaña en favor de los derechos civiles, John F. Kennedy caía abatido por las balas, Vietnam estaba en guerra con Estados Unidos, el hombre llegó a la Luna y en Berlín el mundo había sido separado por un muro. No cabe duda de que los años 60 son una clave importante para el estudio de la humanidad.

El movimiento del 68 en México fue justificado por otras 2 revoluciones, la revolución del mayo francés y la de la primavera de Praga, las dos intentos frustrados, de cualquier manera mostraron el inconformismo social a nivel mundial y el despertar de la gente. El movimiento del 68 en México fue una revolución social en el que además de estudiantes, participaron docentes, intelectuales, amas de casa, obreros y profesionistas en la Ciudad de México y que fué reprimido el 2 de octubre de 1968 por el gobierno mexicano en la matanza en la Plaza de las Tres Culturas de Tlatelolco.

De acuerdo con el Cleta-Unam, publicadores de; “Por un 68 vivo y combativo” (CLETA-UNAM, 1998) la revolución social en México era inminente por las marchas protestantes de los ferrocarrileros en los años 50’s, los sucesos estudiantiles simplemente fueron el detonante. “La creencia que teníamos los jóvenes en aquella época era que teníamos la capacidad de ser libres, y de vivir una vida sin la interferencia del señor presidente, de la iglesia y de nuestros papás” (Sergio Aguayo, Los archivos de la violencia).

La cronología que a continuación presentaré está basada en la publicación de la organización “En Lucha” (1988).

El 24 de Julio de 1968, hubo una disputa causada por los estudiantes de las vocacionales 2 y 5 y los de la preparatoria privada “Isaac Ochotorena, poco tiempo después los granaderos agredieron a los estudiantes con macanas y gas lacrimógeno, incluso hiriendo brutalmente a los que no habían participado en la trifulca. “Empieza por un pleito entre estudiantes por un juego y la policía pretende contener golpeando a los estudiantes en sus propias escuelas”(Raúl Álvarez miembro del movimiento estudiantil del 68). En consecuencia a esto, el 25 de Julio, La FNET (federación nacional de estudiantes técnicos) convocaron a una manifestación en protesta por lo acontecido el día anterior, y asombrosamente al día siguiente cerca de 50 mil estudiantes participaron en el mitin, simultáneamente otra manifestación estaba teniendo lugar para conmemorar el aniversario de la toma del Cuartel Moncada con el que se inició la revolución cubana, ambas masas se unieron para dirigirse al zócalo, la represión por parte del cuerpo policíaco no se hizo de esperar provocando una revuelta en la que de acuerdo con el balance de los estudiantes del politécnico hubo 8 muertos, 500 heridos y 200 detenidos. El gobierno en cambio, declaró haber detenido a 76 personas y un saldo blanco.

Ya el 27 de julio, los estudiantes de la UNAM y el Politécnico desconocieron a la FNET por su postura contra el movimiento y justificando la represión a las revueltas, al mismo tiempo los estudiantes tomaron diversas escuelas en protestas y presentaron una nota con sus demandas, entre las cuales se encontraban la desaparición de la FNET y el cuerpo de granaderos y una indemnización de parte del gobierno a los estudiantes heridos y familiares de los difuntos. Las revueltas continuaron, de manera que el ejército mexicano tuvo que intervenir.

El 1° de Agosto, El rector de la Universidad Nacional autónoma encabezó una manifestación “de duelo” formada por un contingente de 100 mil estudiantes de diferentes facultades y escuelas, en este mitin se hacía un llamado a la gente para unirse al movimiento teniendo resultados positivos en el mismo por parte de los sectores populares de la población, no pasada una semana las revueltas por el resto del país surgieron.

El 9 de agosto el movimiento fue formalizado con el nacimiento del consejo general de Huelga (CNH), instaurado el consejo, el CNH convocó a la primera gran marcha del movimiento con culminación en el zócalo, marcha en la que participaron 300 mil personas, esta vez no aparecieron las fuerzas represivas. Aunque las protestas eran bastantes y notorias, el gobierno de Díaz Ordaz a través de los medios de comunicación desvirtuaban los sucesos, sin embargo ya no había marcha atrás, y demás fuerzas obreras como los electricistas y trabajadores petroleros se unieron al movimiento. El presidente y el CNH acordaron llegar a acuerdos el día del informe presidencial de manera pública en el Zócalo capitalino.

1º de Septiembre de 1968, en el informe de gobierno Díaz Ordaz declaró no tener presos políticos, defendió el artículo 145 del Código Penal y justificó la acción de los granaderos; “Ante la creciente y manifiesta inconformidad de los habitantes de esta gran capital es ineludible deber de la autoridad hacer uso de la fuerza para restablecer el orden jurídico indispensable a toda sociedad organizada.”(Por un 68 vivo y combativo, 1998)

Al día siguiente, el CNH pidió al gobierno la desvinculación del ejército en el problema a lo que el gobierno no accedió e incluso dio luz verde para utilizar todos los organismos del estado para destruir el movimiento. Guevara Niebla, estudiante de la facultad de filosofía afirma que aunque el estado no pudo erradicar el movimiento, sus fuerzas fueron dispersadas y la vinculación del pueblo con el movimiento fue debilitada.

Sin embargo, el 13 de Septiembre, se llevó a acabo la “manifestación silenciosa” más de 250 mil personas marcharon hasta la plaza de la constitución, el CNH declaró: “Ha llegado el día en que el silencio será más elocuente que las palabras que ayer callaron las bayonetas…estamos demostrando que millones de mexicanos están dispuestos a llegar al sacrificio. Estamos dispuestos a entablar pláticas públicas porque al pueblo no se le engañará más”.(Extracto del video”La Masacre de Tlatelolco”) La respuesta del estado a esto fue la toma violenta de la UNAM por el ejército mexicano, a esta acción el sector estudiantil respondió a la agresión física de manera directa aceptándose por primera vez la confrontación abierta.

El 23 de septiembre, se desarrolló una de las más importantes y sangrientas batallas del movimiento estudiantil del 68, en el casco de Sto. Tomás, Jaime Reyes uno de los tantos estudiantes defensores del movimiento recuerda que formaron barricadas con los vehículos y derribaron postes con el fin de impedir el acceso a carros policíacos. El ejercito nuevamente tuvo que intervenir en la revuelta y 350 estudiantes fueron detenidos. Ese mismo día el Rector de la UNAM presentó su renuncia justificando haber hecho lo posible por llevar por la razón el movimiento, prácticamente renunció por que querían culparlo de cabecilla del movimiento estudiantil, desde luego el movimiento debe ser atribuido a mucho más que la acción de una sola persona.

Para el día siguiente, 24 de septiembre, el centro de operaciones del movimiento fue reducido a Tlatelolco puesto que las escuelas estaban tomadas por el ejército. Paralelamente surgieron varias protestas estudiantiles en el resto del mundo apoyando al movimiento estudiantil en México, ejemplos de estos son las manifestaciones en las universidades de New York y Columbia en E.U. La protesta de las asociaciones estudiantiles guatemaltecas en contra de la presencia militar en la UNAM y la manifestación estudiantil en Francia donde se coreaba; “solidaridad con los estudiantes mexicanos”.

El 27 de septiembre, la junta de gobierno de la UNAM rechazó la renuncia del rector, la actitud solidaria de estudiantes a través del mundo siguió creciendo, llegando incluso a puntos de violencia en las embajadas mexicanas de República Dominicana, Finlandia y Suecia, también se planeó un mitin el 2 de octubre en la Plaza de las Tres Culturas a las 5:00 p.m.

2 de octubre de1968, a 10 días del arranque de los juegos olímpicos con sede en México, el día parecía ser tranquilo, en la mañana la comisión del CNH entabló conversaciones con los funcionarios Jorge de la Vega Domínguez y Andrés C. Aproximadamente 10 mil personas asistieron al mitin, donde se habló de la continuación de la lucha, el papel de las brigadas y se planteó un boicot contra el gobierno.

Cerca de las 17:30 horas una bengala verde se vio en el cielo, y el ejército tomó sus posiciones, momentos después una segunda bengala, esta vez de color rojo se aprecia en el cielo es la señal para atacar, el ejército empieza a disparar a los civiles, en un mitin pacífico. Sin embargo eso no es todo, Luís Echeverría a petición de Gustavo Díaz Ordaz, asignó a varios oficiales a escabullirse entre las masas, y una vez iniciada la trifulca, disparar sin excepción, ellos llevaban un pañuelo o guante blanco para distinguirse dentro de la revuelta. A este escuadrón de élite se le denominó: el Batallón Olimpia (haciendo alusión a los juegos olímpicos)el resultado de esta masacre y sus cifras fueron investigadas por el diario inglés “The Guardian” que afirmó que los decesos fueron más de 325, 2 mil detenidos y miles de heridos, Fausto Trejo, uno de los líderes del movimiento estudiantil del 68 dijo que cientos de cadáveres desaparecieron en autobuses que fueron a parar al mar o a ser incinerados en el campo militar #1…desafortunadamente ni siquiera hoy en día se conocen las cifras reales de la matanza.

Los días posteriores, el CNH declaró que la huelga se interrumpiría por los juegos olímpicos pero que no desaparecería, cada día se encarcelaba a más estudiantes sin juicio previo tal y como está establecido en la Constitución Política de México.

1 mes después, el 2 de noviembre de 1968, en la Plaza de Tlatelolco se colocaron ofrendas por parte de los familiares, la corona más grande tenía un listón de luto y decía; “Muebles de Acero, S.A. se une al duelo de los estudiantes” aunque parecía que todo estaba perdido, en C.U. se acordó un mitin para decidir el rumbo del movimiento, la madre de un estudiante muerto habló y dijo: “me mataron mi hijo, pero ahora todos ustedes serán mis hijos”. (Por un 68 vivo y combativo, 1998, Pág. 40)

Para el 13 de noviembre, el CNH se mantenía firme de que no reanudarían clases hasta cumplirse las demandas del pliego, de cualquier manera el rector de la UNAM exhortó a los estudiantes a regresar a clases, el 25 de noviembre, por unanimidad el CNH votó por el regreso a clases.

El 4 de diciembre, en un mitin donde asistieron 5 mil personas el CNH informó el final oficial de la huelga, el resultado positivo a todo esto fue, el debate público al artículo 145 del Código Penal, la desocupación del ejército en los centros educativos y la liberación de algunos estudiantes, por último el CNH convocó a una última marcha el 13 de diciembre en honor a la tragedia de la plaza de las Tres Culturas, ese día la marcha con destino al casco de Sto. Tomás fue evitada por la policía y el ejército, los días siguientes más de 500 personas vinculadas con el movimiento estudiantil fueron encarceladas.

Ni el entonces presidente de la nación Gustavo Díaz Ordaz(quien 11 años después moriría a causa de cáncer de colon) ni su secretario de gobernación, Luís Echeverría dieron declaraciones explicando lo sucedido. Terminado el sexenio de GDO, Echeverría se convirtió en el nuevo presidente de la nación, sin embargo seguía sin mencionar el tema pero mantenía la misma postura de terrorismo de estado y fue acusado de ser responsable de la llamada “guerra sucia”.

Fue hasta 2002 cuando se abrió una investigación y Echeverría fue llamado a declarar por la Matanza de Tlatelolco y la “guerra sucia”, en junio de 2006 se ordenó su detención domiciliaria, pero a los pocos días fue absuelto. Un año después volvió a ser culpado y nuevamente, fue exonerado de toda culpa, actualmente tiene 86 años.

“Fue un genocidio del estado, el poder ejecutivo propuso, el legislativo aprobó y el judicial ejecutó” (Sergio Aguayo, Documental La matanza del 68).

 


Eran las seis y diez. Un helicóptero / sobrevoló la plaza. / Sentí miedo.
Cuatro bengalas verdes.
Los soldados / cerraron las salidas.
Vestidos de civil, los integrantes / del Batallón Olimpia / –mano cubierta por un guante blanco– / iniciaron el fuego.
En todas direcciones / se abrió fuego a mansalva.
Desde las azoteas / dispararon los hombres de guante blanco. / Disparó también el helicóptero.
Se veían las rayas grises.
Como pinzas / se desplegaron los soldados. / Se inició el pánico.
La multitud corrió hacia las salidas / y encontró bayonetas. / En realidad no había salidas: / la plaza entera se volvió una trampa.
–Aquí, aquí Batallón Olimpia. / Aquí, aquí Batallón Olimpia.
Las descargas se hicieron aún más intensas. / Sesenta y dos minutos duró el fuego.
–¿Quién ordenó todo esto?
Los tanques arrojaron sus proyectiles. / Comenzó a arder el edificio Chihuahua.
Los cristales volaron hechos añicos. / De las ruinas saltaban piedras.
Los gritos, los aullidos, las plegarias / bajo el continuo estruendo de las armas.
Con los dedos pegados a los gatillos / le disparan a todo lo que se mueva. / Y muchas balas dan en el blanco.
–Quédate quieto, quédate quieto: / si nos movemos nos disparan.
–¿Por qué no me contestas? / ¿Estás muerto?
–Voy a morir, voy a morir. / Me duele. / Me está saliendo mucha sangre. / Aquél también se está desangrando.
–¿Quién, quién ordenó todo esto?
–Aquí, aquí Batallón Olimpia.
–Hay muchos muertos. / Hay muchos muertos.
–Asesinos, cobardes, asesinos.
–Son cuerpos, señor, son cuerpos.
Los iban amontonando bajo la lluvia. / Los muertos bocarriba junto a la iglesia. / Les dispararon por la espalda.
Las mujeres cosidas por las balas, / niños con la cabeza destrozada, / transeúntes acribillados.
Muchachas y muchachos por todas partes. / Los zapatos llenos de sangre. / Los zapatos sin nadie llenos de sangre. / Y todo Tlateloco respira sangre.
–Vi en la pared la sangre.
–Aquí, aquí Batallón Olimpia.
–¿Quién, quién ordenó todo esto?
–Nuestros hijos están arriba. / Nuestros hijos, queremos verlos.
–Hemos visto cómo asesinan. / Miren la sangre. / Vean nuestra sangre.
En la escalera del edificio Chihuahua / sollozaban dos niños / junto al cadáver de su madre.
–Un daño irreparable e incalculable.
Una mancha de sangre en la pared, / una mancha de sangre escurría sangre.
Lejos de Tlatelolco todo era / de una tranquilidad horrible, insultante.
–¿Qué va a pasar ahora, qué va a pasar?

Jesús Hoyos Hernández

Publicaciones relacionadas.

EFEMERIDES SIGLO Biografías SIGLO XX





Compartir en Telegram Comment on gist


También puedes leer:

Artículos de tu interés
Nacional Biografías Resistencia Resistencia Resistencia Biografías

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Gracias por sus comentarios

atras y adeleante

Tódo para el blog

Braves del día

Facebook Twitter Digg Reddit LinkedIn Pinterest StumbleUpon Email

twtter


Inicio


Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Lo más reciente

Discurso del presidente Bladimir Putin por el día de la victoria

Les presentamos el discurso del presidente de Rusia, Vladímir Putin, en conmemoración al 77 aniversario del Día de la Victoria de la Unión S...

Recientes

widget atomic

Widget is loading comments...