MENU




Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra la política de cookies, aquí Si continuas navegando estás aceptándola
Política de cookies +

abatarES




Sígueme en Face popular siguenos en facebook siguenos en Twitter siguenos en Google+ Canal de youtube sígueme en Tumblr síguenos en Linkedin siguenos en pinterest sígueme en Hi5! sígueme por Correo Sígueme en Instagram Feed 0 0 Radio Conacyt La Habana Cuba Radio 0 0 Telesur 0 Hispantv  Imagen Television

MENU Select

Esta página no tiene nada que ver con el frente de derecha llamado “Frente ciudadano por México” suena parecido pero no somos iguales, ni estamos de lado de los traidores a México. Ver el perfil de Jesùs Hoyos Hernandez en LinkedIn Share on Tumblr Hispanos Amnistía Amnistía International Especiales

Menú

Visitante No. http contador de visitas com
Google
Correo Gmail Correo Yahoo Correo Outlook

jueves, 10 de agosto de 2017

De donde proviene la palabra “Salio del closet, sálir del ármario”



¡Sabias que!
      De donde proviene la palabra ó la expresión  “Salio del closet  ó salio del armario” salir del closetse relaciona al homosexualismo

Sabias que la palabra “Salio del closet” es propia mente de México, de la época porfirista y de la revolución Mexicana.
Aunque hay autores que el termino se lo atribuyen a las luchas sociales por los derechos de la comunidad lesbico gay,  y al  Aleman Karl-Heinrich Ulrichs, lo cierto es que en México, fue más por accidente, existe una anécdota, bastante curiosa sobre este termino, durante la época  del porfiriato.
Si amigos lectores, aunque durante en esta época al macho mexicano tuvo trascendencia mundial, principalmente por el porte y la estampa, de valentones, pero también de atravesados ignorantes y agachones. Bravucones de cantina, pero también de enamorados empedernidos, desde el que se juega la vida como si fuera un juego, como el que goza del amor llevándole serenata a la mujer amada ó a la mas bella del pueblo, le cantan al amor y al desamor, pero los machos no lloran como las niñas, eso es debilidad, como cuando se le corre al rival la misma frase “En el intento me muero”.


 En los tiempos de Don Porfirio Díaz, en esta época, si una mujer les gustaba pues la raptaban la secuestraban, sin ninguna autoridad que lo impidiera, por eso los revolucionarios y bandidos tenían varias esposas y amantes, prácticamente no existía delito alguno, el macho mexicano necesitaba adulación para poder subsistir, ya sea en el pleito callejero  en las apuestas o en los actos desinhibidos y hasta crueles, cuenta la historia que el mismo Francisco Villa les echaba el caballo a las doncellas las lazaba como animales para raptarlas violarlas, poseerlas, el maltrato a la mujer era total, en su machismo cobarde tenían admiradoras, despertaban pasiones pero también temor, por parte de algunas doncellas.


Aunque mas que valentía algunos anteponían el poder político económico y social, como los militares y hacendados, abusaban de muchas mujeres que trabajaban en sus haciendas, la mayoría fue abusada sexualmente por sus patrones pues estos se sentían dueños y amos de todo. En sus relatos de muchas mujeres aceptaron que procrearon hijos de los amos y señores.

 La fama del macho mexicano era tal que todavía cien años después un par de turistas Francesas vinieron a México con la intención de  ser raptadas por dos machos mexicanos.





Ahora bien la palabra “salio del closet” esta ligada al homosexualismo, transexuales, bisexuales, se le dice “salio del closet”, cuando la persona acepta su rol y lo da a conocer,  por voluntad o accidente, lo hace publico, o simplemente ya no se esconde, se dice que son de closet, cuando sabiendo su homosexualismo se esconden, por vergüenza o por cualquier otra cuestión es decir prefieren permanecer ocultos, o en al anonimato.


Hay hombres que no necesariamente son homosexuales, pero gustan vestirse de lencería femenina, ropa de mujer y zapatillas, en cualquier caso es una desviación de género.

Todo comenzó con un personaje muy controvertido en la historia de México, Nacho de la Torre, (Nachito), su polémica vida y sus actos Desinhibidos fueron de trascendencia nacional.

La homosexualidad en la época porfirista, y en los albores de la revolución Mexicana ya no se consideraba un crimen si no un delito contra la moral y las buenas costumbres de la época.





José Ignacio Mariano Santiago Joaquín Francisco de la Torre y Mier había nacido el 25 de julio de 1866 en una casa del centro de la capital mexicana, siendo el menor de los siete hijos que un importante empresario de azúcar gaditano, José Máximo de la Torre Carsi , fundador de la casa Jacker-Torre & Cía., había tenido con su esposa María Luisa de los Ángeles Mier Celis. José Máximo, que poseía una de las mayores haciendas del país, había sido el responsable de emitir los bonos que luego serían pretexto para la segunda intervención francesa en México (1862-67), motivada por el impago de la deuda externa a los estados europeos, principalmente a Francia, España y Reino Unido. 

Al morir su padre, en 1881, con sólo quince años Ignacio hereda la hacienda de Santiago Tenextepango, en Cuatla, estado de Morelos, una de las mayores productoras de caña de azúcar de la región, con una extensión de nada menos que dieciséis mil hectáreas. Por si esto no era suficiente, poseía también la hacienda de San Nicolás Peralta en Lerma, estado de México. De esta manera llegaba a convertirse en uno de los terratenientes más ricos de todo el país.





En breve tiempo se ganó la confianza y el afecto del dictador Porfirio Díaz y otros altos funcionarios del país. El mismo Presidente Díaz le entregó la mano de su hija mayor, Amada Díaz, a quien el joven hacendado había conocido en un baile.



La boda, Ignacio resultó ser mucho peor esposo que empresario. La razón fundamental de su fracaso matrimonial estribaba en la vida libertina que llevaba y que no se esforzaba por ocultar pese el mundo pacato y machista que le tocó vivir. Sus coqueteos con personajes masculinos no pasaban desapercibidos a nadie.





EL BAILE DE LOS 41

El 18 de noviembre de 1901, en el número 4 de la calle de la Paz, hoy Jesús Carranza, ciudad de México, tuvo lugar uno de los escándalos más sonados en la historia del país de los aztecas, que la “Allí se juntaron 21 hombres y otros 21 disfrazados de mujeres, al parecer con el propósito de organizar una orgía. De todo aquello tuvo inmediato conocimiento la policía gracias al chivatazo de un vecino indignado. Todos los presentes fueron detenidos por los agentes del orden, pero oficialmente sólo se dieron a conocer los nombres de 41, faltando la identificación del que hacía el número 42. 
La prensa jamás dio el nombre del número 42, pero se dice  la negra historia de este personaje y como anécdota, que cuando la policía irrumpió, para  arrestarlos todos corrieron pero nachito corrió a un closet  para esconderse. La policía le gritó: Salga del closet!!Él salió con sus enaguas y bien maquillado


Pronto empezó a circular la noticia de que el nombre que faltaba era el de Ignacio de la Torre y Mier. Su suegro había ordenado su puesta en libertad para no inculparle, evitando un daño moral mayor para su hija y su propia reputación, algo que consiguió, pero sólo de momento. Amada Díaz anotaría en su diario lo siguiente: “Un día mi padre me mandó llamar al despacho de su casa. Me quería informar que Nacho había sido capturado por la policía en una fiesta donde todos eran hombres pero muchos estaban vestidos de mujer. Ignacio –me dijo mi padre- fue dejado libre para impedir un escándalo social, pero quise prevenirte, porque tienes derecho a saber del comportamiento de la persona con que vives.”

La prensa de la época aludía al hecho con noticias en las que se afirmaba que “unos canallas, repugnantes y depravados maricones planearon con anticipación una inusitada y osada reunión que sorprendió y asqueó a la opinión pública y alarmó a más de un personaje”. Los pasquines satírico-políticos, como La Gaceta Callejera, se hicieron eco de aquel episodio, que sería en adelante conocido como “El baile de los 41” o “de los 41 maricones”, con viñetas humorísticas y coplillas que aludían al caso. Y, a partir de entonces, decirle en México a uno que era un 41 significaba aludir a su homosexualidad.
De la misma manera la frase “Salir del closet” se relaciono mucho al anonimato de la  homosexualidad


Pero sí era la primera vez que un escándalo de tal magnitud destapaba la homosexualidad de integrantes de las grandes familias mexicanas. Los moneros de los periódicos exhibían la vergüenza del Gral. Díaz!!

El 11 de octubre se celebra el ‘Coming Out Day’ o Día para salir del closet

ENCUENTRO CON ZAPATA

En 1906, en el corral de la hacienda de San Carlos Borromeo, Ignacio de la Torre conoció a Emiliano Zapata, quien más adelante sería revolucionario mexicano y héroe nacional. La personalidad de Emiliano, su planta y su gentileza –amén de ese enorme bigote que le hacía tan varonil- cautivaron inmediatamente al terrateniente, quien no se separó de él en todo el tiempo que estuvo en la hacienda. Zapata, nacido en Anenecuico, era un gran conocedor del mundo del caballo, por lo que, con el pretexto de ponerle a trabajar como caballerizo mayor o caballerango, se lo llevó a su mansión de la Plaza de la Reforma, en el centro de la capital. 

Allí pasaron los dos seis meses juntos bajo el mismo techo. No hay pruebas de que mantuvieran relación afectiva, ni sexual. Pero está claro que Zapata conocía los gustos de su patrón antes de aceptar aquel trabajo que, por otro lado, le liberaba de ser reclutado para la milicia. También era sabido por todos las continuas alusiones que Zapata hacía contra los afeminados y cómo se esforzaba por aparecer más ‘macho’ de lo necesario a los ojos de los demás. Lo que pudo ser un corto romance, que nadie puede confirmar ni desmentir -¿cuándo llegará el día en que nadie se sienta ofendido por sospechas de este tipo?
La recreación del mito sobre la bisexualidad de Emiliano Zapata, rechazada en su biografía oficial, cobra vida en la novela Zapata, de Pedro Ángel Palou (2006), donde, además de su relación con Ignacio de la Torre, se formulan otras insinuaciones basadas en habladurías de dudoso fundamento, como el caso de que uno de los hombres de confianza de Zapata, el inseparable Manuel Palafox, conocido como "el Ave Negra", anterior ministro de agricultura del gobierno convencionista, fuera pillado en plena faena con un muchacho. 

La única fuente existente para dilucidar este asunto es el diario personal de Amada Díaz, la despechada esposa de Ignacio, que anotó en una ocasión cómo su esposo y Zapata se revolcaban en el establo.

Jesús Hoyos Hernández

Publicaciones relacionadas.


¡SABIAS QUE! ¡SABIAS QUE! ¡SABIAS QUE! Biografías









Relatos Relatos

atras y adeleante


twtter


Inicio


Braves del día

Facebook Twitter Google Digg Reddit LinkedIn Pinterest StumbleUpon Email

widget atomic

Widget is loading comments...

Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Lo más reciente

Carta del Párroco José Martín Hernández Martínez ante las acusaciones de Antorcha campesina contra el y contra Alonso Aco.

Antorcha Campesina Acusa al párroco José Martín Hernández Martínez  y   Marco Alonso Aco Cortes El pasado díez de octubre del áño en...